La entropía

La entropía es la fuerza sutil que te invita a permanecer en las corrientes de masas, en tu 'área de confort', para que 'el sistema' (matrix) sea estable

El gran juego

La entropía se refiere comúnmente al desorden o cantidad de energía "desperdiciada" en un sistema que lo convierte en homogéneo, estable, inerte.

Nosotros pensamos que la entropía está dotada de consciencia y es un 'agente' o 'peón' en esta partida.

Dentro del gran juego de la manifestación la entropía es una subrutina del ego que busca anclarte en el tiempo, en una eterna búsqueda en la que ganas y pierdes, sin llegar nunca a una compleción, abocad@ a permanecer en una 'rueda de hamster'.

En anteriores monografías hemos comprobado que el camino que nos permite vivir plenamente el presente pasa por gestionar correctamente las emociones y deshacerse de los procesos mentales obsoletos que te sombran en niveles bajos de consciencia.

Las herramientas de la entropía son múltiples y toman muchos nombres: anclajes, patrones mentales, engramas o órdenes hipnóticas sembradas con dolor, implantes, ...

'No estás sol@', tus compañeros de juego, algunos visibles, otros intangibles, tienen como tú un papel y un objetivo.


Miedo a la muerte

Es fácil entender que la mente racional que se limita a lo que sienten sus cinco sentidos puede tener miedo a la muerte, porque carece de la información necesaria para entender que la vida física no es más que un instante de la vida real, que la muerte del cuerpo físico no es el fin, sino una etapa de transición hacia otra existencia menos limitada.

Es mi experiencia como clarividente, en la que tengo acceso remoto a vidas pasadas, veo las trazas energéticas de los seres desencarnados, entro en contacto con seres de luz multidimensionales y vislumbro potenciales futuros de esta y otras realidades, lo que me permite ser tan categórica.

La respuesta racional ante este miedo, el miedo a la muerte, ha sido crear religiones que nos hablan del más allá, pero esas mismas instituciones humanas que deberían liberarnos del miedo a la muerte nos hablan de lo que deberíamos hacer o dejar de hacer según la corriente política o filosófica de la época y frecuentemente nos inoculan un mal mayor, el miedo a la vida.

En el pasado cada vez que un humano dijo que había descubierto un dios interior acabó perdiendo amistades, familiares y a veces la vida.

Yo te invito a creer que eres parte de Dios y que una parte de ti está en las estrellas, porque así es.


Miedo al amor

No podrás encontrar el amor verdadero hasta que lo encuentres en ti mismo.

No puedes pagar a nadie para que esto suceda. No hay ninguna pastilla mágica. Vas a tener que enfrentarte a esto tú mism@.

Hay muchos cursos sobre "Cómo amarse a sí mismo", ... en fin, para cuando acabes todos ellos tendrás un montón de palabras en tu mente y un buen número de 'métodos'.

La conciencia humana básica está diseñada para la supervivencia, lleva consigo vieja energía basada en el conflicto, generando decepción y depresión, lleva consigo la falta de confianza en ti mismo y siempre te hace sentir sol@.

Te puedo avanzar una estrategia ganadora: "Permite que la intención pura empiece a trabajar en ti".

La intención pura es la intención de tocar aquella parte de ti que se conecta directamente con los patrones de las células madre y el registro akáshico, con tu Ser Superior.

El Ser Superior es una pieza del creador. Es un amigo que ha estado contigo en cada viaje. Y te aseguro que todos los que han podido contactar con ese amigo han experimentado el 'amor puro'.

Tu Ser Superior siempre tiene la mano extendida, esperando a que des ese paso. Es un paso 'de permitir', 'de confiar', 'de abandonar toda lucha', no es intelectualizable, pero siempre funciona.


Miedo a la enfermedad

Es notoria la desinformación existente respecto a la enfermedad.

En el mundo biológico nuestro sistema inmunológico tiene que vérselas son virus, bacterias y otras 'entidades dañinas', pero como analizamos en la monografía de la enfermedad resumir ésta a un combate químico es cerrar los ojos a una realidad mucho más amplia.

Ser consciente de que muchas dolencias y padecimientos son una manifestación de un conflicto interno es un gran paso.

Desde la forma de alimentarse hasta el comportamiento social, sexual, profesional, ... está plagado de incoherencias.

No te conoces a ti mism@, no te escuchas.

¿Te sorprende entonces?

¿Necesitas pistas?
Desencriptando la enfermedad

Algo sí te puedo garantizar, el amor y sus diferentes expresiones son curativos y saludables.

Respira hondo y ámate a ti mism@. Dale una oportunidad al 'amor incondicional'.

Normalmente te distraes, haces cualquier cosa para no tener que tomarte el tiempo para amarte a ti mismo, encuentras el drama, más distracciones, o simplemente intentarás intelectualizarlo, te pondrás filosófico, ....


Miedo a la sexualidad

Cuando dos espíritus son afines y se aman mutuamente, el sentimiento de amor profundo se manifiesta a través de una relación sexual, y se produce simultáneamente un intercambio energético que los revitaliza y los llena.

Lo curioso es que a veces el sexo tiene más que ver con la necesidad de reconocimiento por parte de los demás. Se convierte en una forma de satisfacerse a sí mismo. Otras veces el sexo deriva de una necesidad o de un vacío emocional y el sexo se convierte en una válvula de escape. En ambos casos no es el sexo lo que falla sino el estado inmaduro de la conciencia.

Otro tabú respecto a la sexualidad es la masturbación. Si realmente eres capaz de hacer el amor contigo mismo, disfrutar al tocar tu cuerpo, disfrutar incluso de tu mente, de tus pensamientos, entonces es como una buena comida o un buen vaso de vino, puedes estar seguro de que estás invitando a tu divino.

Quitar cualquier 'velo de culpa' y aceptar tu sexualidad es siempre un gran logro.


Miedo a las sombras

¿Las sombras que ves en el exterior son el reflejo de las sombras que hay en tu interior?

Como ser humano en esta época, luz y oscuridad al mismo tiempo.

Cada nuevo día es una nueva oportunidad de hacer las cosas de otra manera.

Explora las diferentes formas de aproximarte a ti mismo, de abordar tu vida, de tu invitación a tu espíritu para que entre tu divino.

Tu divino también se adapta a ti. Él se adapta a ti, al tipo de día que estés teniendo, a tus propios deseos, a tus propios sentimientos.


Miedo a la verdad

Encarnar, la más grandiosa aventura sensual del universo, es como estar comprimido y condensado. Muy a menudo tu conciencia sensorial se reduce a las cosas que percibes a través de tu vista, olfato, oído, tacto y gusto.

La verdad da miedo porque de alguna forma la oscuridad aporta cierta comodidad. La verdad asusta porque crees tener cosas que ocultar.

Verdades parciales o grandes mentiras ...

La verdad forma parte de tu propia responsabilidad. Si te abres a la luz, la verdad es liberadora, es un compromiso con el libre albedrío y por ende con tu crecimiento espiritual.


La entropía

Esta monografía se ha centrado en varias facetas del miedo.

La entropía se sirve del miedo para distorsionar tu 'visión de la realidad'.

Distrayente, limitadora, la entropía te secuestra. Se sirve de tu miedo.

El miedo se sitúa siempre en un futuro más o menos probable.

El miedo genera dolor.

La clave radica en saber que el miedo no está justificado.

La entropía no es ni mala ni buena.

Su función dentro de la matrix es perpetuar el drama y el sufrimiento. Una vez cumplida su misión, en tus manos está minimizar su efecto adquiriendo una actitud de vida más presente.

Tu opción es ascender como ser soberano y auténtico, como amo y señor de este universo.

Saber más ...


Enseñanza y curación (un curso de milagros)

Lo que el miedo ha ocultado sigue siendo parte de ti.

Lo que el ego forja se lo guarda para sí, y, por lo tanto, carece de fuerza. El ego es la parte de la mente que cree en la división.

Hacerle caso a la voz del ego significa que crees que es posible atacar a Dios, y que has arrancado una parte de Él y te has apoderado de ella. De ahí procede el miedo a las represalias externas, ya que el sentimiento de culpabilidad es tan intenso que tiene que ser proyectado.

Todo lo que aceptas en tu mente se vuelve real para ti. Es tu aceptación lo que le confiere realidad. El permitirle la entrada al ego en tu mente y entronarlo allí, es lo que lo convierte en tu realidad. Eso se debe a que la mente es capaz de crear realidad o de fabricar ilusiones.

El concepto del yo ha sido siempre la gran preocupación del mundo. Y cada individuo cree que tiene que encontrar la solución al enigma de lo que él es. La salvación se puede considerar como el escape de todos los conceptos. No se ocupa en absoluto del contenido de la mente, sino del simple hecho de que ésta piensa. Y aquello que puede pensar tiene alternativas entre las que elegir, y se le puede mostrar los pensamientos que conllevan diferentes consecuencias. Así puede aprender que todo lo que piensa refleja la profunda confusión que siente con respecto a cómo fue concebida y a lo que es. Y el concepto del yo vagamente parece contestar lo que no sabe.

No busques tu Ser en símbolos. No hay concepto que pueda representar lo que eres.

Repite para tus adentros lo que sigue a continuación tan sinceramente como puedas y confía en que la más leve invitación será correspondida:
"Debo haber decidido equivocadamente porque no estoy en paz. Yo mismo tomé esa decisión, por lo tanto, puedo tomar otra. Quiero tomar otra decisión porque deseo estar en paz. No me siento culpable. Elijo permitir al Espíritu (Santo) que anule todas las consecuencias de mi decisión equivocada.
Él me guía y conoce el camino que yo no conozco. Mas nunca me privará de lo que quiere que yo aprenda. Por eso confío en que me comunicará todo lo que sabe por mí."

Saber más ...



 


"- Yo veo al ser que hay en ti. Bienvenido a este espacio." Núria (coach espiritual)