El ADN: patrón del cambio

El ADN contiene algo más que tus improntas ancestrales y raciales

Fundamentos

¿Es el ácido desoxirribonucleótido algo más que un módulo de memoria física de las células?

La información genética o código maestro del ADN se utiliza para fabricar las proteínas estructurales y funcionales necesarias para la supervivencia de la célula.

El ADN forma 46 filamentos cromosómicos diferenciados, también llamados cromosomas, que suelen aparecer en forma de 23 pares purínicas.

Para transmitir sus mensajes o instrucciones a las células, el ADN emplea el ARN (ácido ribonucleico) que acta como un 'mensajero'.

La mayor parte de las moléculas de ARN tienen solo una hebra y cada cadena de ARN es una secuencia de ribunocleótidos copiada de una parte de la molécula de ADN.

Cada cromosoma de tu ADN se halla compuesto de múltiples genes, cada uno de los cuales, a su vez, es responsable de una función o bien de una característica biológica específica.

Uno de los descubrimientos científicos más recientes implica un proceso celular llamado 'silenciamiento de genes' o 'interferencia del ARN'. La interferencia del ARN se produce de forma natural en todas las células o puede ser provocada por agentes externos.

Las proteínas polarizadas del ADN se mueven en una simetría que se enrosca como reacción a la atracción y repulsión de su polarización magnética.

¿Cómo lo 'tan pequeño' afecta a tu vida y tu identidad?

En el ADN hay información sobre tus rutinas mentales, sobre tu história vital (ej. eventos de pérdida traumática), sobre tus registros akáshicos, y mucho más.


Misterios del ADN

A las partes del ADN que no codifican proteínas se les denomina 'ADN basura'.

Hasta hace poco se consideraban como desechos o restos inútiles de permutaciones evolutivas pasadas

Sin embargo el 'ADN basura' realiza funciones como:
▸ la regulación de la réplica de todo el ADN,
▸ la regulación de la transcripción,
▸ el control del procesamiento, corte y empalme del ARN,
▸ la modulación de la traducción,
▸ la reparación del ADN, y
▸ ayuda a combatir enfermedades.

El ADN es un superconductor de corriente eléctrica que genera su propio campo magnético.

El ADN está compuesto de lazos de código con una corriente continua fluyendo por cada uno.

El ADN emite luz en forma de biofotones. Esta luz es altamente coherente y se emite en fases como si fuera un láser.

Tu ADN tiene normalmente 2 hélices o espirales.

Pero esto solo es así en la tercera y cuarta dimensión.

El ser humano multidimensional tiene 13 hélices de ADN.

Las dos primeras hélices son las biológicas y las otras hélices son vibracionales, son aspectos interdimensionales de esas dos primeras.

En una de las capas interdimensional del ADN encontramos por ejemplo el 'patrón de información astrológica', también llamado arquetipo zodiacal.

En otra capa del ADN encontramos las 'lecciones de vida' (a no confundir con el karma).

Las lecciones de vida son mini 'planes de estudio', cosas que vienes a aprender cuando encarnas.

Hay gente que ha venido con una 'lección de vida' sobre la abundancia, otros sobre el amor, ...

Las 'lecciones kármicas o contratos' también están escritos en el ADN. Los niños índigos no tienen karma porque traen consigo un conocimiento nuevo, y por eso su ADN es diferente.

El trenzado del ADN responde a las emociones.

Actualmente un tercio de la humanidad tiene en su ADN el 'gen de Ares' o 'gen de la guerra' pero a medida que la humanidad desarrolla consciencia planetaria su ADN se vuelve más pacífico.

Hay capas del ADN que están activas y otras capas que están esperando ser activadas. Hay capas que son solamente de información y hay capas que solo representan un 'potencial almacenado'.


La corrupción del ADN

La injerencia sobre el ADN humano provocó su corrupción.

La corrupción del ADN tuvo efectos devastadores tales como:
▸ una esperanza de vida muy corta,
▸ una capacidad de comprensión del universo muy limitada,
▸ frecuentes enfermedades y procesos degenerativos,
▸ discernimiento sesgado.

Desde un punto de vista espiritual la corrupción del ADN y la pérdida de la sabiduría ancestral, no fue un error, porque así estaba previsto que aconteciese.


La reparación del ADN

La primera fase del proceso de reparación del ADN incluye sanar la culpa: la culpa de haber sido partícipe de la corrupción del ADN.

Hoy en día existen algunos niños que ya nacen con tres hélices de ADN y que han demostrado capacidades para comunicar de forma telepática.

Los niños 'índigo' tienen un atributo en su impronta de ADN que les permite comprender 'el ahora' mejor que sus progenitores.

A los niños índigo se les denomina así porque su aura tiende a reflejarse dentro de los colores añiles. Es una característica de los humanos que utilizan sus centros energéticos superiores y que frecuentemente demuestran capacidades tales como la intuición, la telepatía, la clarividencia o sentir la presencia de seres etéreos.

La 'nueva energía' que está entrando en nuestro planeta está apoyando y facilitando el cambio físico en la plantilla de los seres humanos o el cuerpo adam kadmon.

Particularmente para aquellos que ya están listos, esta energía va a entrar literalmente en su biología y empezar a retirar sus características familiares hereditarias, a retirar su karma ancestral, y donde primero lo van a notar es en su cuerpo físico.

Tu ADN almacena muchos elementos que pueden ser sanados, mejorados o simplemente activados:

  • el karma ancestral, los votos, las promesas y las alianzas del pasado,
  • los mecanismos de autodefensa, patrones de reacción o factores de personalidad obsoletos,
  • funciones celulares, presencia de la telomerasa (proceso de envejecimiento y muerte celular),
  • reactividad a los campos magnéticos, a la electromagnética, a la polaridad, todo lo que tiene que ver con el equilibrio físico y con la gravedad,
  • capacidad para establecer un canal de comunicación con otros seres multidimensionales y otras capacidades de percepción extrasensorial,
  • capacidad para mantener equilibrados la luz y la oscuridad, para permanecer inmune o seguro en un entorno cambiante,
  • comportamiento de glándulas, hormonas, sistemas funcionales y sus órganos, átomos, elementos cuánticos, chakras, cuerpos etéricos,
  • apariencia física, longevidad y vitalidad,
  • corrección de genes defectuosos, fragmentos perdidos, estructura espiral, y otros elementos del ADN ...


 


"- Yo veo al ser que hay en ti. Bienvenido a este espacio." Núria (coach espiritual)