Nuestro futuro ...

 

“- Cuando una persona acude a mi para saber sobre su futuro sé que no está viviendo plenamente el presente. Hemos pasado mucho tiempo intentando sanar el pasado y el futuro se nos antoja caprichoso. Nos preguntamos qué habrá allá esperándonos. Nos hemos dejado inundar demasiadas veces por la duda, la desesperación, la desconfianza, y a veces pensamos que el futuro no puede ser mejor que el presente, principalmente porque no sabemos disfrutar lo que éste nos presenta.

A veces esperamos del futuro un premio, una recompensa que no llega, un reconocimiento que tarda, y en el fondo todo esto es debido a que nos hemos olvidado de nosotros mismos. Nos hemos esforzado tanto por crear un futuro ....

Creamos el futuro con cada pequeño gesto del presente, con cada suspiro, con cada sonrisa, con cada inspiración y expiración. Por eso el potencial de cada ser humano es tremendo, porque nada está escrito sino a través de nuestros deseos más íntimos, de nuestros sueños más preciados, de nuestros pasos más discretos pero emocionados.

El futuro no está escrito. Cuando veo el futuro veo potenciales, y yo siempre me fijo en el que hay más luz." Núria (coach espiritual).

Conocer por adelantado el futuro no es malo ni bueno. Es bien cierto que nos permite tener una perspectiva diferente de lo que va aconteciendo. También es cierto que a veces "los tiempos (fechas, plazos, momentos, .. todos conceptos mentales) nos pierden" porque los plazos son puramente mentales.

Nuestro futuro es un potencial al que nos subimos para desarrollar nuestro potencial más preciado. ¿Por qué habría de ser diferente?


Los potenciales de un futuro ya anunciado

Son muchas las personas que se han asomado a la ventana del "tiempo continuo" o del "no tiempo" en el que se ven nuestros potenciales más probables. Ha habido "lecturas" totalmente distorsionadas, aunque también hay otras que coinciden tanto con la realidad que hasta parece que ponen en entredicho la existencia del principio del libre albedrío y vendrían a demostrar que el destino es uno y único.

Isaías, Nostradamus, los mayas, Sor Faustina, Lucía de Fátima, monjes tibetanos, indios hopis, nos han entregado muchas profecías, visiones del futuro, visiones remotas, ...

Analizaremos aquí las que más resuenan con nuestra visión de las cosas, con el porvenir y el futuro de la humanidad. Es un trabajo de descarte, sí. Aquellos que pronosticaron resultados opuestos tuvieron su momento. Nosotros pensamos que estos son los potenciales que más valor tienen en este momento y son a los que nosotros unimos nuestra energía.

La conciencia despierta está empezando a cambiar todo el planeta de ciertas maneras y no todas son espirituales. Son muchos los que están despertando y algunos ni siquiera son conscientes de ello.

La iglesia católica no va a desaparecer a pesar de la pérdida constante de liderazgo y de feligreses en el mundo. Paulatinamente, con el tiempo, la mujer tomará más lugar en este antiguo sistema. Por otra parte el mundo musulmán seguirá los mandatos de su profeta con una consciencia más despierta, más acorde con el principio que les dio su profeta en su mensaje original: "la unidad de todas las cosas".

Los gobiernos y los medios de comunicación de masas perderán sin remedio su poder de manipulación. Las formas de hacer las cosas cambiarán porque la información estará al alcance de todo el mundo y las libertades de unos no podrán durante mucho tiempo esclavizar a muchos otros. La esclavitud a través del consumo y del endeudamiento verá su fin con la llegada de nuevas formas de ver la vida, de sentirla, de vivirla. La felicidad dejará de ser buscada en las cosas materiales y la espiritualidad tomará su justo lugar, equilibrado en el devenir de los hombres y mujeres.

La integridad será un valor en alza, en todos los aspectos de la sociedad moderna. Las finanzas será uno de ellos. Se dejará de vender humo y se dejará de vender dinero para conseguir acumular más dinero a expensas del hogar y de los alimentos de otros. Los grandes capitales dejarán de ser el juguete de unos pocos y tomarán su lugar en el desarrollo estable y equitable de las sociedades modernas.

El comercio de la salud dejará de crecer en cuando todo el mundo sea consciente de que su industria hace que la gente siga enferma para ganar dinero. Los seres humanos tomarán conciencia del verdadero significado de la enfermedad, de la gran oportunidad que les brinda, de su riqueza como experiencia y desarrollarán un nuevo lenguaje con su cuerpo físico, una nueva capacidad de sanación y regeneración que nunca antes había sido vista.

La energía dejará de ser un problema para el mundo, y los continentes más deprimidos acabarán sobrepasando a los hoy más desarrollados. Las ciudades dejarán de crecer y la sobrepoblación pasará a ser historia. Las guerras desaparecerán porque el ser humano cambiará su actitud respecto al concepto de qué es lo correcto y qué no lo es y la compasión será la clave de la supervivencia.

Los seres humanos llegarán al planeta sin provocar dolor a sus madres (en el parto), y además llegarán con la remembranza akáshica activada, es decir sabiendo, plenamente, que han estado aquí antes. Incluso las religiones que no creen en estas cosas lo notarán, lo aceptarán y lo verán como parte de un sistema grandioso que encaja en su sistema de creencias.

El hombre dejará de temer a la guerra mundial o armagedón nuclear, a las pandémias y a los cataclismos de exterminación masiva porque será más consciente de su presente, será más amable consigo mismo, más amoroso con su cuerpo y con su alma.

Saber más ... (sobre Kryon)


Sobrevivir a un tiempo de transición

Sé que eres único, diferente de todos los otros.

Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio...

No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.

No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón. No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.

Te aprecio exactamente como eres, siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo. Sin reserva ni duda, te permito cada elección para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.

Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que "deberías" ser. En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.

No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas, porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quién o en qué periodo de tiempo.

Sólo tu puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna, yo sólo tengo la mía. Reconozco que, aunque sean diferentes entre si, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.

Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento. No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.

A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación.

Como te amo, así seré amado. Así como siembro, recogeré. Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de libre albedrío para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti.

No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto sólo sería mi punto de vista.

Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.

Porque es el derecho inalienable de toda vida el elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.

Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mi no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.

Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino. Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.

Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al Todo.

Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo, sólo necesitaría haber una persona. Apreciaré tu luz interna única te comportes o no dé la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.

Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.

El amor que siento es por absolutamente todo lo que Es. Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que es en el mundo.

Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo el mejor yo que pueda, haciéndome más sabio en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sano, y cada vez más abundante y gozoso.

Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por ti, o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tu.

Esta es la llave de la paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra porque es la piedra central del Amor Incondicional.

Saber más ... (sobre los indios hopis)



 


"- Yo veo al ser que hay en ti. Bienvenido a este espacio." Núria (facilitadora espiritual)