El ADN: patrón del cambio

El ADN contiene tus improntas ancestrales y raciales, incluyendo códigos que determinan el color de tu piel, pelo y ojos, tu grupo sanguíneo, tu estatura y el resto de tus rasgos humanos. Desvelemos sus misterios ...

Fundamentos

Conocemos al ADN (acido desoxirribonucleótido) como el módulo de memoria física que utiliza nuestro cuerpo para la supervivencia y reproducción celular, o dicho de una forma más extensa, el crecimiento celular depende de la utilización de la información genética (código maestro) del ADN para fabricar las proteínas estructurales y funcionales necesarias para la supervivencia de la célula.

El ADN se halla en el núcleo de cada una de las células de tu cuerpo, forma 46 filamentos cromosómicos diferenciados, también llamados cromosomas, que suelen aparecer en forma de 23 pares purínicas. Para transmitir sus mensajes o instrucciones a las células, el ADN emplea el ARN (ácido ribonucleico) que acta como un "mensajero". La mayor parte de las moléculas de ARN tienen sólo una hebra y cada cadena de ARN es una secuencia de ribunocleótidos copiada de una parte de la molécula de ADN.

Cada cromosoma de tu ADN se halla compuesto de múltiples genes, cada uno de los cuáles, a su vez, es responsable de una función o bien de una característica biológica específica. Es decir, el código maestro de tu ADN guarda la receta (gen) necesaria para elaborar cada una de las moléculas de ARN y proteínas de tu cuerpo.

Uno de los descubrimientos más recientes de nuestros científicos implica un proceso celular de "silenciamiento de genes" que se denomina "interferencia del ARN". La interferencia del ARN se produce de forma natural en todas las células.

Y aunque lo "tan pequeño" se te antoja inconexo con la realidad del día a día, tu ADN contiene lo esencial para permitirte moldear tu vida y tu identidad, pues el ego, el miedo, el dolor, la pérdida, tu karma familiar y tus heridas familiares, tus registros akáshicos, ..., también están inscritos en tu ADN.

Así cambiando nosotros cambiamos el ADN, y modificando nuestro ADN cambiamos nosotros. No estamos hablando de manipulación genética en laboratorio sino de un misterio que contiene el núcleo de nuestras células.


Misterios del ADN

El denominado ADN basura (partes del ADN que no codifica proteínas) se consideraba hasta no hace mucho restos inútiles de permutaciones evolutivas pasadas (todo esto según la perspectiva darwiniana). Hoy se descubre esta porción del ADN realiza funciones como la regulación de la réplica de todo el ADN, la regulación de la transcripción, el control del procesamiento, corte y empalme del ARN, la modulación de la traducción, reparar ADN, ayudar a combatir enfermedades, ....

Pero lo que es aún más impresionante es descubrir que esa porción del ADN es también un reflejo de tu esencia multidimensional.

El ADN genera y es un superconductor de corriente eléctrica; también genera su propio campo magnético. El ADN está compuesto de lazos de código con una corriente continua fluyendo por cada uno. La corriente establece un pequeño campo magnético que permite la transferencia de información por magnetismo.

Nuestro ADN tiene (normalmente) 2 hélices o espirales. Esto es así en la tercera y cuarta dimensión (dimensionalidad humana). Pero de hecho cuando aceptamos que el ser humano es un ser multidimensional se empieza a hablar de 13 hélices o 12 capas del ADN. Así las dos primeras hélices son biológicas, las otras 10 son vibracionales, son aspectos interdimensionales de esas dos primeras. Y sí, este hecho está relacionado con los recientes descubrimientos científicos que desvelan que existen al menos 11 dimensiones en el corazón de cada átomo de materia.

El patrón de información astrológica (signo zodiacal, patrón del sistema solar a nivel magnético y gravitacional) que establece un plan, una topología personal, un tipo de reacción a la causa y efecto humano está en una de las capas interdimensional del ADN.

Las lecciones de vida (a no confundir con el karma) también se inscriben en el ADN. Las lecciones de vida son cosas que venimos a aprender cuando encarnamos (hay gente que ha venido con una lección de vida sobre la abundancia, otros sobre el amor, ...). No es un contrato con alguien externo sino contigo mismo.

Las lecciones kármicas, contratos para el crecimiento personal, los votos o promesas del pasado también están inscritos. Los niños índigos no tienen karma porque llevan consigo el pleno conocimiento sobre lo que pueden hacer por la tierra y por eso su ADN es diferente.

El trenzado del ADN responde a las emociones. Tribus pacíficas mantienen pares en el ADN que hacen de la gente sea pacífica, sin embargo tribus belicosas mantienen un "gen guerrero" (actualmente en un tercio de la humanidad).

Por lo general hay capas del ADN que están activas y hay capas que están esperando ser activadas. Hay capas que son de información solamente y establecen una etapa. Hay también algunas capas que sólo representan un "potencial almacenado", como baterías esperando que las utilices. Incluso hay algunas que se comunican. Parte de tu divinidad está envuelta en el ADN.

Y por si fuera poco, el ADN emite luz en forma de biofotones. Esta luz es altamente coherente y regular, en el sentido de que funciona en fases, al igual que un láser, aunque no es visible por el ojo (físico) humano.


La corrupción del ADN

La corrupción del ADN ha producido grandes atrofias en el ser humano a nivel muy básico: la vida es muy corta (demasiado), la capacidad de entendimiento del universo y de nosotros mismos es muy limitada, tropezamos con grandes y frecuentes impedimentos físicos denominados enfermedades, falta de capacidad para controlar nuestra propia vida o la escasa capacidad de autocontrol, ...

En un primer momento los hombres que habitaban la tierra eran seres espirituales conscientes, eran libres, libres de ataduras emocionales o mentales, caminaban libres y no existía "el pecado". Estos hombres compartían su luz por diferentes lugares del planeta y su crecimiento era el conocimiento interno que ahora empezamos a vislumbrar.

La corrupción del ADN, de la sabiduría ancestral, no fue un error, porque así estaba previsto que aconteciese, para permitir la experiencia que ha vivido la tierra en los últimos milenios (aunque fuera una experiencia donde abunda el miedo, el dolor, la corrupción, las atrocidades, ...).

El miedo que normalmente tienes lo llevas en tus células, ese miedo se contagia energéticamente a otros. Al llevarlo tú lo estás dando a otros, y eso obstaculiza su despertar.


La reparación del ADN

Sanar el ADN equivale a reparar las partes cortadas o eliminadas, las partes sustituidas y las partes modificadas, y activar las partes dormidas.

La primera fase de este proceso incluye sanar la culpa, la culpa de haber sido partícipe de la corrupción del ADN. Ya no hay error en esos actos, pero la herida fue tal que te bloqueó por muchas vidas, y, a veces, puedes incluso ahora sentir dolor viendo el resultado. Pero hoy ya es tiempo de liberar cualquier culpa, trascender la experiencia, liberar cualquier miedo respecto a lo que acontece en estos días o a lo que tiene que ocurrir.

Hoy en día existen personas que mantienen una porción intacta del ADN original (aunque inactivo), sabemos que existen algunos niños que nacen con tres hélices de ADN (y que, por cierto, han demostrado capacidades para comunicar de forma telepática), sabemos que los niños "índigo" tienen un atributo en su impronta de ADN que les permite comprender el "ahora", que son seres pacíficos y que entienden el equilibrio, que ansían el equilibrio.

Las proteínas polarizadas del ADN se mueven en una simetría que se enrosca como reacción a la atracción y repulsión de su polarización magnética. Así que nuestros pensamientos y emociones tienen un efecto sobre el trenzado de nuestro ADN.

Para una parte significativa de la humanidad ya ha llegado el momento de asumir el control sobre nosotros mismos.

Quizás ya hayas descubierto que la conciencia humana es aceptable para la mente. La conciencia es una poderosa energía en este "campo de juego" (de energías) que es la Tierra. Es una energía que permite a los seres humanos hablarle a la naturaleza, hablarle a nuestras estructuras celulares y cambiarlas físicamente.

Tu ADN interdimensional no es estático. Cambia cada día de tu vida. El ADN responde con cada decisión que tomas y cambia de acuerdo con eso. Si cambias lo suficiente tu ADN interdimensional, entonces cambiará incluso "la vida" que puedes ver.

La "nueva energía" que está entrando en nuestro planeta está apoyando o facilitando el cambio físico en la plantilla de los seres humanos (el cuerpo adam kadmon), está literalmente cambiando el ADN, cambiando la estructura biológica, separando o destrozando algunas de estas energías atlantes de conformidad que han sido tanto una parte de la biología.

Particularmente, para aquellos que ya están listos, esta energía literalmente va a entrar en su biología y empezar a retirar sus características familiares hereditarias, a retirar su karma ancestral, y donde primero lo van a notar es en su cuerpo físico. Tu cuerpo físico es solo, en un sentido, un producto derivado de tus ancestros. Este cuerpo debería ser y puede ser el producto derivado de tu propia pasión, de tu propia alma y de tu propia elección.

Aunque algunos científicos estén investigando la tecnología que permitirá modificar el ADN, ya hay algunas personas que estamos trabajando con una de nuestras mejores herramientas: "la intención".

Tu ADN almacena muchos elementos que pueden ser sanados, mejorados o simplemente activados:

  • el karma ancestral, los votos, las promesas y las alianzas del pasado,
  • los mecanismos de autodefensa, patrones de reacción o factores de personalidad obsoletos,
  • funciones celulares, presencia de la telomerasa (proceso de envejecimiento y muerte celular),
  • reactividad a los campos magnéticos, a la electromagnética, a la polaridad, todo lo que tiene que ver con el equilibrio físico y con la gravedad,
  • capacidad para establecer una canal de comunicación con otros seres multidimensionales y otras capacidades de percepción extrasensorial,
  • capacidad para mantener equilibrados la luz y la oscuridad, para permanecer inmune o seguro en un entorno cambiante,
  • comportamiento de glándulas, hormonas, sistemas funcionales y sus órganos, átomos, elementos cuánticos, chakras, cuerpos etéricos,
  • apariencia física, longevidad y vitalidad,
  • corrección de genes defectuosos, fragmentos perdidos, estructura espiral, y otros elementos del ADN ...

Pero no debes olvidar que la sanación del ADN en el ser humano, igual que la ascensión, es un proceso natural, y es lo que nos permite soñar nuestro futuro.



 


"- Yo veo al ser que hay en ti. Bienvenido a este espacio." Núria (coach espiritual)