Biomagnetismo

El Biomagnetismo es una Terapia Energética que parte del concepto del ser humano como
una entidad electromagnética compuesta por cuerpos de frecuencia y densidad variable.

Fundamentos

Por una parte el Biomagnetismo parte de la premisa de que somos Seres o entidades electromagnéticos.

Nuestro cuerpo Físico está compuesto por unas unidades básicas que son las células. Pero las células son moléculas organizadas y a su vez éstas son átomos. Los campos electromagnéticos formados por los átomos, moléculas y células son claves para entender las diferentes interrelaciones internas y las interrelaciones con nuestro entorno cercano o cósmico.

Cada órgano o sistema funcional de nuestro cuerpo tiene una frecuencia electromagnética específica, y su variación o la inducción de una frecuencia determinada tiene consecuencias directas sobre su funcionamiento (ver Monografía "Cuerpo Físico").

Nuestro cuerpo Mental, nuestro cuerpo Emocional y nuestro cuerpo de Luz o Alma son también cuerpos electromagnéticos.

Tratar los síntomas de un cuerpo específicamente sin tener en cuenta las íntimas relaciones con el resto de cuerpos conduce a soluciones parciales y temporales.

Desde un punto de vista puramente científico, sabemos que para que las células gocen de buena salud es imprescindible que se establezca un equilibrio sistémico (es decir que todos los elementos forman un sistema, dependen unos de los otros) entre estos tres elementos:

  • El nivel de Oxígeno,
  • El Flujo sanguíneo,
  • El Balance pH ((potencial de hidrógeno, es la medida de la acidez o alcalinidad de una solución): el nivel saludable es entre 6,8 y 7,3.

Un tejido sano es un tejido bien Oxigenado. Para ello es necesario contar con una Circulación Sanguínea adecuada. Sin embargo sin el Nivel de pH adecuado las células no podrán absorber de forma óptima el oxigeno que viaja por la sangre.

Se demuestra que alteraciones del Ph están estrechamente relacionadas con la actividad de ciertos virus u hongos (normalmente en entornos ácidos Ph<6,8) o con disfunciones de ciertos órganos, o con actividad de ciertas bacterias o parásitos (normalmente entornos alcalinos Ph>7,3).

Restablecer el nivel de Ph permite restablecer una condición sine qua non para que el organismo reaccione y recupere su capacidad de Homeótasis (autorregulación y autoregeneración).

En Biomagnetismo sabemos que podemos inducir un cambio en la frecuencia vibracional y en los niveles de Ph utilizando imanes. Los imanes tienen una frecuencia coherente y permanente, y su aplicación con la polaridad adecuada promueve directa y automáticamente un cambio fisiológico.

Pero todo lo antes mencionado no debe hacernos olvidar que la enfermedad es una "forma de comunicación" entre nuestros diferentes cuerpos. Si seguimos obviando o ignorando sus mensajes tenemos muchas probabilidades de permanecer fuera del estado de salud y bienestar que tanto deseamos.

Nuestras emociones, nuestros pensamientos modulan el funcionamiento de nuestros sistemas vitales.


Un poco de historia

El Biomagnetismo compila diferentes técnicas bioenergéticas, y comparte elementos que son pilares en la Medicina Tradicional China, en la Medicina Ayurveda o en la Medicina practicada en el Egipto Antiguo o en la Grecia Clásica.

El uso de magnetitas remonta a tiempos ancestrales. En tiempos más o menos recientes:

  • Teofrasto Paracelso (1493-1541) era conocedor de las propiedades curativas de los imanes.
  • Robert Fludd (1574-1637) en su descripción sobre el hombre, la naturaleza y el universo [1617. De Musica Mundana] defiende la polaridad dual del cuerpo físico y la interrelación de todos los cuerpos.
  • Jan Baptista van Helmont (1579-1644), observador cuidadoso y experimentador exacto, [1621. De magnetica vulnerum curatione] sostiene que los imanes y la intención adecuada del terapeuta son artífices de la curación de los pacientes.
  • Atanasio Kircher (1601/2-1680) continuó la investigación sobre el magnetismo [1667. Magneticum naturae regnum sive disceptatio physiologica] y hasta llegó a fabricar algunas herramientas terapéuticas con imanes.
  • Franz Anton Mesmer (1734-1815) utilizaba imanes en su consultorio médico, y entendía la salud como el flujo libre del proceso de la vida a través de cientos de canales eléctricos que recorren el cuerpo humano y la enfermedad como la consecuencia de los bloqueos de este flujo. Pensaba que superando los obstáculos y restaurando el flujo se producían crisis que restauraban la salud. Acabó teniendo serios problemas con las autoridades académicas.
  • Kyoichi Nakawaka en 1958 acuña el "Síndrome de deficiencia de campo magnético" que engloban síntomas como la rigidez en hombros y en vértebras cervicales, ciertas tensiones en la zona lumbar, dolor pectoral sin etiología definida, dolor de cabeza y pesadez, mareos, insomnio sin causa aparente, constipación, cansancio indefinido. Y sostiene que puede tratarse utilizando imanes.
  • Richard Broeringmeyer en los años 80 siembra los pilares del Biomagnetismo moderno con sus trabajos sobre Terapias Energéticas, Terapia Polar y la importancia del pH en la Salud.
  • Isaac Goiz elabora el "Par Biomagnético" a partir de 1988 lo que supone un paso adelante con la colocación de pares de imanes (normalmente dos imanes) con polos positivo o negativo en puntos específicos del cuerpo.
  • Antonio Salas crea el Instituto de Biomagnética recopilando más de 30 años de experiencia y estudio, en investigación y aplicación de nuevos métodos concernientes al equilibrio y la salud integral.

Enfoque holístico versus enfoque biomagnético

La medicina alopática tiene tres limitaciones importantes:

  • Su coste,
  • Sus efectos secundarios,
  • Su especialización.

Los médicos alopáticos tienen que especializarse para alcanzar los niveles de conocimientos necesarios para poder comprender en profundidad el funcionamiento de un órgano o sistema o solución terapéutica, y así poder proponer una solución a sus pacientes que no les perjudique. Esta especialización desgraciadamente hace perder el concepto del Ser humano en su globalidad.

Es frecuente que el uso de medicamentos acabe provocando una segunda medicación para tratar los efectos secundarios. No es infrecuente que se consiga el objetivo de curar un mal pero se provoque otro diferente. También es común que los quirófanos sean un nido de infecciones y de contagio. Hoy en día, la infección de sitio quirúrgico o infección de herida quirúrgica, es la tercera infección nosocomial más frecuente (14-16%) y la primera entre los pacientes quirúrgicos (38%).

El coste de un tratamiento alopático se incrementa a consecuencia de la especialización (coste en tiempo hombre y prescripción de cada especialista) y de la apuesta financiera de la industria farmacéutica (que necesitan rentabilizar sus costes de investigación y sus inversiones en marketing).

BiomagnetismoEn la escuela de Biomagnética el Ser humano no puede tratarse en partes fragmentadas y que para el correcto "hacer terapéutico" deben contemplarse todas las variables internas y del entorno (eventos, elementos, personas) de la persona que acude a la consulta.

El modelo o enfoque terapéutico en Biomagnetismo incluye los niveles:

  • Físico: Con el Biomagnetismo se pueden detectar virus, bacterias, parásitos, ... presentes en tu cuerpo, tanto a nivel subclínico (no detectables por los instrumentos médicos o detectables a niveles que no se consideran significativos) como sintomática o incluso crónica.
    Utilizando los imanes se induce una refrecuentación de los órganos, sistemas funcionales o partes del cuerpo que han perdido coherencia, promoviendo además el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Dicho de otra forma, se introducen nuevas órdenes en el cuerpo de cómo debe comportarse a partir de ahora.
    Dos claros ejemplos clínicos:
         º Estudios con linfocitos humanos demuestran que campos magnéticos exógenos pueden producir cambios en el transporte de calcio (Walleczek, 1992) y provocar que ciertos tipos de células del sistema inmunológico (citocidas naturales o células NK), que poseen gran importancia al ayudar al organismo a luchar contra el cáncer y otros virus, comiencen a dividirse y reproducirse (Cadossi et al., 1988a, 1988b; Cossarizza et al., 1989a, 1989b, 1989c).
    º Se ha comprobado que mediante ciertos campos magnéticos se puede disminuir los niveles de melatonina, que es segregada por la glándula pineal y considerada como reguladora del reloj interno del cuerpo (Lerchi et al., 1990; Wilson et al., 1990b). La melatonina, como hormona, posee características oncostáticas (es decir, detiene el crecimiento canceroso). También se ha investigado los cambios en la secreción de melatonina como medio para normalizar ritmos circadianos en personas con "jet lag" y otros problemas relacionados con el ciclo de sueño.
  • Psicológico: se exploran las fuentes emocionales y/o mentales que te están creando perturbaciones energéticas en tu vida. El objetivo no será hacerte "revivir" sucesos traumáticos, y a veces ni tan siquiera traer a tu conciencia el origen del bloqueo, sino liberarlo, transmutarlo o simplemente aceptarlo.
  • Almico: hasta no hace mucho la medicina alopática rechazaba cualquier vínculo mental o emocional con la enfermedad (su próximo paso será aceptar el vínculo espiritual con la misma). Nuestra alma conoce la salida del "laberinto" y tomar conciencia de este hecho forma parte del proceso curativo. Es importante entender que:
         º Las apariencias no siempre reflejan la realidad: Una persona puede acudir a la consulta aquejada de bronquitis y descubrir que el origen de su problema de salud reside en su incapacidad para aceptar su realidad; en este caso, esta aceptación es una "lección álmica".
    º La aceptación no significa resignación; el cambio empieza en uno mismo.
    º Somos responsables de lo que sucede en nuestra vida, pero no culpables.

La puesta en práctica de este nuevo paradigma nos obliga a ser humildes y consecuentes, esperando evitar la tentación de pretender saberlo todo o de conocer el remedio a todo. Como muy bien dice el Dr. Salas: "Dejemos de esperar al ser iluminado que salvará nuestras vidas, a la medicina que curará todos nuestros males, acabemos con esta ficción comunitaria sembrada magistralmente en nuestras mentes, aceptemos nuestra responsabilidad, demostremos que somos más que el miedo que han inoculado en nosotros, somos Amor Infinito."


Diagnóstico

Para el Diagnóstico y la elaboración del Protocolo Terapéutico se utiliza la Kinesiología.

El diálogo con el cuerpo Físico a través de la respuesta muscular (kinesiológica) nos permite acceder al mundo intangible de nuestras "células". En nuestra experiencia clínica se demuestra que las células que componen nuestro cuerpo Físico tiene una conciencia e inteligencia que va mucho más allá de la capacidad pensante de nuestra mente consciente.

A menudo los pacientes vienen aquejados de ciertos males y sin embargo sus cuerpos nos revelan verdades mucho más complejas y "ocultas". Cuando se interroga al paciente sobre las respuestas obtenidas a través del test kinesiológico no es infrecuente que salgan a la luz elementos que no habían sido mencionados en la entrevista oral previa.

El hecho de que podamos "by-passar" (esquivar; circunvalar) la mente del paciente para ir a buscar las causas reales del trastorno o dolencia, o incluso interrogar sobre la "idoneidad" de realizar la sesión (antes de comenzar), es un hecho que nos permite acercarnos a la fuente del problema con seguridad.

Pronto comprobamos que los síntomas o lo que consideramos la enfermedad son meras manifestaciones de algo mucho más profundo y existencial.


Tratamiento

Habiendo identificado los elementos en desfrecuencia o incoherencia, podemos utilizar todas las herramientas que la medicina holística pone a nuestra disposición (auriculoterapia, magnetoterapia ayurdeva, magnetoterapia moderna, imposición de manos, ...) para restablecer la salud del paciente.

En la práctica clínica se utilizan los imanes para iniciar los procesos de curación. La colocación de los imanes, de uno en uno, o en pares o en triadas, su lateralidad y su polaridad vienen marcados por los resultados del dialogo kinesiológico con el paciente.

Desde el punto de vista anatómico-fisiológico la utilización de imanes permanentes modula de forma científicamente demostrada, los procesos del sistema humano, como por ejemplo, los sistemas metabólico, inmunológico, nervioso (central y periférico), hormonal. E induce según su polaridad la alcalinidad o la acidez del medio (nivel de Ph).

El tratamiento sigue un proceso en el que se logra romper un circulo vicioso, para recrear esa plataforma estable, y así el individuo pueda comenzar el segundo proceso de reconstrucción integral.

Este cambio es un proceso vital y nuestro compromiso es acompañarte y aportar las herramientas para que puedas Sanar o Curar.

En la Escuela de Biomagnética existen más de 1.000 casos documentados de tratamiento a distancia (utilizando un canal, es decir otra persona). La ideonidad del canal se determina también a través del chequeo kinesiológico, sin importar las creencias del paciente ni si éste ha dado su autorización o no para proceder al tratamiento (aunque no sea de forma consciente sí que la da, o no, a través de la respuesta muscular del canal).

Un elemento de apoyo a la terapia es la ingesta de agua magnetizada, en negativo o en positivo según las condiciones específicas de la persona. Por ejemplo el agua magnetizada con una carga negativa - también llamada agua alcalina - tiene las siguientes propiedades: disminuye inflamación, promueve pensamientos lúcidos y gozosos, alcaliniza, neutraliza radicales libres, inhibe secreción hormonal, disminuye el desarrollo tumoral, y es vasoconstrictor. Como el resto de elementos de la terapia debe ser el test kinesiológico el que determine qué tipo de agua y durante cuánto tiempo debe tomarse.



 


"- Yo veo al ser que hay en ti. Bienvenido a este espacio." Núria (coach espiritual)